Noticias

¿Sabes qué es la correa de servicio o accesorios y en qué se diferencia de la de distribución?

¿Sabes qué es la correa de servicio o accesorios y en qué se diferencia de la de distribución?

Un coche suele tener varias correas (los que no llevan cadenas) que hacen que el motor y otros componentes trabajen adecuadamente, cuando se encuentra en funcionamiento. Una muy importante es la correa de servicio o accesorios.

¿Qué es la correa de servicio?

El motor de un coche tiene varias correas: la correa de distribución, la correa del ventilador… Cada una tiene una función completamente diferente que conviene conocer para poder diferenciarlas.

Otra de estas correas recibe diversos nombres: correa de servicio, auxiliar, de accesorios, del alternador, serpentina, de la transmisión... Todos ellos, para referirse a una única correa, que no hay que confundar con la más famosa correa de distribución. La misión de la correa de servicio es hacer funcionar los 'accesorios' del motor, como el alternador, el compresor del aire acondicionado, la bomba de la dirección asistida, y en algunos casos hasta la bomba de agua.

Precisamente por esto, algunos coches utilizan más de una correa, repartiéndose las tareas de accionamiento de estos elementos. No obstante, hoy en día, los coches modernos por lo general solo tienen una correa que pasa a través de múltiples poleas para alimentar todos estos accesorios.

Si bien el sistema de una sola correa es la opción más fiable y eficiente, también tiene sus desventajas, ya que cuando se rompe la correa, todo deja de funcionar. Al romperse la correa se perderá la dirección asistida, dejará de funcionar el aire acondicionado, el alternador no funcionará y la batería, finalmente, se agotará. Esta es la razón por la cual es tan importante reemplazar la correa de servicio en cuanto detectamos un posible fallo.

¿Cómo funciona una correa de servicio o correa de accesorios?

La correa de servicio va conectada al motor, de modo que es el movimiento de éste el que la mueve. Esta correa va, a su vez, conectada al alternador. Así, aprovechamos el movimiento del motor para mover unos imanes alrededor de un conductor para así producir la electricidad que necesitamos para los diferentes sistemas eléctricos y accesorios del coche. Es por esto que cuando activamos muchos sistemas eléctricos, como el compresor del aire acondicionado, podemos estar aumentando el consumo de combustible.

Esa producción de electricidad es la que da energía a la batería. De hecho, este es el motivo por el que cuando el coche se ha quedado sin batería por dejarnos, por ejemplo, unas luces encendidas la recomendación una vez arrancado es circular un rato, pues cuando circulamos estamos produciendo energía y recargando la batería.

Salvo que esta estuviera ya en muy mal estado, y ya no fuera capaz de acumular suficiente carga para acciones como arrancar el motor, no tendremos mucho problema para cargar la batería de nuevo, sin necesidad de cambiarla por una nueva.

La correa de servicio no cumple las mismas funciones que la correa de distribución. Esta correa mantiene el cigüeñal y el árbol de levas sincronizados. Esto garantiza al motor que las válvulas de admisión y las válvulas de escape se abran y cierren al mismo tiempo que los pistones, para que el motor funcione sin problemas.

La correa de servicios, en cambio, es la que mantiene los accesorios del motor funcionando sin problemas y de manera eficiente.

Las dos pueden diferenciarse fácilmente con solo mirarlas. Una correa de distribución es dentada, ya que ha sido diseñada para que se adapte a las ruedas dentadas del cigüeñal y el árbol de levas. Mientras, la correa de servicio tiene múltiples ranuras en forma de V, que corren verticalmente.

¿Cuándo conviene reemplazarla?

La correa de servicio está diseñada para durar tanto como el mismo coche. Sin embargo, también puede darse el caso de tener que cambiarse varias veces durante su vida útil. Todo depende del tipo uso que se le dé al vehículo y a las temperaturas que trabaje. Sin embargo, a título orientativo, se calcula que puede durar funcionando de forma eficiente entre 95.000 y 160.000 km.

En cualquier caso, para que sepas cuando está llegando el momento de cambiarla, piensa que en un coche de menos de 10 años la probabilidad de que este elemento esté dañado no es muy alta. En cambio, en coches a partir de esa antigüedad puede ser una posible avería que conviene vigilar.

Síntomas de una correa de servicio en mal estado

Como hemos explicado, la correa de servicio es clave para hacer funcionar todos los sistemas eléctricos del coche, por lo que cualquier síntoma de fallo en un sistema eléctrico podría apuntar a una avería o problema derivado de la correa.

No obstante, el fallo no tiene por qué ser necesariamente de la correa de servicio, pues podría tratarse también de un problema con los tensores que mantienen esta correa en tensión, lo que haría que esta patinase sin traccionar bien en la rueda del alternador o bien en la rueda del motor. En cualquier caso, pon atención si:

  • Presenta signos de desgaste como grietas, deshilachado, etc.
  • Se escucha un chirrido que es indicador de que la correa desliza.
  • Fallo en el rendimiento en el coche, que se puede evidenciar en la dirección asistida, o en una descarga repentina de la batería o un motor calado.
  • Se activa la luz del motor en el tablero de conducción.
  • Ruidos inusuales.

Aunque una avería relacionada con la correa de servicio puede afectar a gran cantidad de sistemas del vehículo y hacer que no funcionen adecuadamente, o incluso que no nos permita desplazarnos, la reparación no tendría por qué ser costosa, al ser un componente relativamente asequible, y no implicar una gran cantidad de tiempo para su reparación.

Revisa periódicamente tu vehículo para evitar contratiempos en tus viajes por carretera. Y si necesitas ayuda, o quieres someter a tu coche a una revisión pre-ITV, ponte en manos de los talleres asociados a Asetra, Asociación de Talleres de Madrid ¡Encuentra tu Taller de Confianza!

Ofertas de Empleo Asetra

Conepa Seguridad Vial

Carrera del Taller

logo2

Asetra Madrid
Talleres de Confianza

C/ Fuenterrabía 5, 1ª planta
28014 Madrid

Tel. 91 434 06 60