¿Sabes qué diferencias hay entre los neumáticos de invierno, de verano y ‘all season’?

neumaticos invierno verano todas estacionesNeumáticos de invierno, de verano o mixtos, ‘all season’ o ‘todo tiempo’… la elección de las cubiertas no es una tarea fácil. Además de tener en cuenta la información que nos ofrece la etiqueta europea del neumático, debemos también sopesar qué uso hacemos de nuestro vehículo, y por dónde y en qué condiciones climatológicas circulamos a lo largo del año.

Dadas las condiciones climatológicas de nuestro país, la gran mayoría de los turismos circulan con neumáticos de verano o mixtos, que ofrecen una mayor duración y resistencia al desgaste en climas cálidos, si bien no tienen las mismas prestaciones que otros neumáticos cuando las temperaturas caen por debajo de los 7ºC. Por su composición química, los neumáticos de invierno mantienen su flexibilidad por debajo de esos 7ºC por lo que no se endurecen a bajas temperaturas, algo que sí ocurre con los de verano.

Y es que a menudo se asocian los neumáticos de invierno con carreteras nevadas o con condiciones climáticas extremas, más de los países nórdicos. Pero el uso de los neumáticos de invierno no se restringe sólo a esas situaciones. Así, los neumáticos de invierno son recomendables a partir de temperaturas menores de 7ºC, por lo que si durante los meses de más frío —de noviembre a marzo— te mueves por carreteras en las que predominan las bajas temperaturas, el hielo o las nieve, estos neumáticos deberían ser tu elección.

Las diferencias entre los neumáticos de invierno y los de verano (o mixtos) se dan principalmente en el dibujo de la banda de rodadura y en su composición, lo que permite a los primeros una mayor adherencia y tracción con nieve y barro, además de permitir una mayor evacuación de agua y nieve. Gracias a ello, se evita el riesgo de salirse de la trazada cuando se circula a una velocidad adecuada en esas condiciones climáticas.

Otra ventaja de los neumáticos de invierno es que mejoran notablemente la frenada, algo que se traduce en una reducción de la distancia de detención. Por ejemplo, a 50 km/h y sobre nieve, un vehículo con neumáticos de invierno necesita 31 metros menos para detenerse que otro con neumáticos de verano.

Además, este tipo de cubiertas son una alternativa a la colocación de cadenas, tal y como recoge el Reglamento General de Vehículos que establece que: “Cuando sea obligatorio o recomendado el uso de cadenas u otros dispositivos antideslizantes autorizados se deberá, bien colocar sobre, al menos, una rueda motriz a cada lado del vehículo dichas cadenas o dispositivos antideslizantes, bien utilizar neumáticos especiales”.

Los neumáticos de invierno son fácilmente identificables. ya que vienen marcados con la inscripción M+S, MS o M&S, que corresponde a las iniciales de “Mud & Snow” (barro y nieve).

Otros neumáticos de invierno

Además, de los neumáticos de invierno tradicionales, en el mercado también se pueden encontrar los neumáticos nórdicos y con clavos. Aunque en España tienen una presencia muy pequeña debido a que aquí casi no se dan condiciones de frío tan extremas, los nórdicos se emplean para carreteras que soportan heladas y nevadas por debajo de los -10ºC.

En cuanto a los neumáticos de clavos, la legislación española los acepta, pero solo en condiciones climatológicas extremas, pues son bastante agresivos con el asfalto. Además, se especifica que no pueden sobresalir más de 2 milímetros y siempre deben contar con bordes redondeados.

Desventajas de los neumáticos de invierno

Los neumáticos de invierno también tienen algunas desventajas para el conductor. La principal, su precio, pues pueden ser hasta un 15% más caros que los normales. Por otro lado, en términos de eficiencia y conservación, no están indicados para el verano, por lo que se recomienda cambiarlos cuando pasa la época de frío, con el consiguiente incremento de costes, y la necesidad de espacio para su almacenamiento.

Así, mientras sustituir las ruedas del coche con el cambio de estación es obligatorio en algunos países del norte de Europa, en España, no es habitual esta práctica. De este modo, los vehículos circulan con las mismas ruedas durante todo año.

Aunque en nuestro país no es obligatorio el cambio de neumáticos lo ideal es tener dos pares de ruedas: de invierno y de verano, siempre que circulemos por zonas donde sean convenientes los de invierno.

Neumáticos ‘all season’, ‘todas las estaciones’, o ‘todo tiempo

Existe en el mercado una tercera opción, que cada vez gana más adeptos y a lo que las marcas de neumáticos han reaccionado lanzando sus propuestas, con lo que cada vez existen más opciones para elegir en cuanto a prestaciones y precios: el neumático ‘all season’, ‘todas las estaciones’, o ‘todo tiempo'. Este tipo de cubierta se encuentra a medio camino entre la de invierno y la de verano. 

Su banda de rodadura es adecuada para todas las épocas del año, pues su dibujo se adapta más al clima invernal que uno de verano aunque menos que uno de invierno. De esta forma, estos neumáticos permiten llevar unos neumáticos ‘de invierno’ sin necesidad de efectuar el cambio cuando llega el buen tiempo pues tienen una mayor resistencia al desgaste que uno de invierno cuando las temperaturas suben.

Como inconvenientes cabe destacar que duran menos que unos de verano o mixtos y, además, su precio también es superior.

Analiza tus necesidades

Así que ya sabes, antes de adquirir unos neumáticos, ten en cuenta tus necesidades, ya que será una inversión para unos cuantos miles de kilómetros. De tu conducción y del cuidado que los prestes dependerá su duración, así como del mantenimiento de otros componentes que inciden directamente en su estado como el sistema de suspensión del vehículo.

Elegir una u otra opción deberá depender de tu movilidad y posibilidades, teniendo en cuenta todas las ventajas y desventajas de cada tipo de cubiertas. En cualquier caso, no olvides que, probablemente, los neumáticos son el elemento de seguridad más importante de tu coche, por lo que es muy importante que, montes el tipo que montes, siempre los lleves en buen estado.

Y recuerda, necesites el neumáticos que necesites en tus Talleres de Confianza estaremos a tu disposición para solventar todas tus dudas y recomendarte el neumático que más se adapte a tus necesidades. Confía en los profesionales de los talleres de Asetra: trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto, profesional y de calidad que demandas.