Qué hacer si te ves atrapado en una riada con tu coche

inundacionEn Talleres de Confianza te contábamos recientemente cómo actuar en caso de aquaplaning, fenómeno que se produce por una presencia importante de agua en la calzada. Sin embargo, este no es el único peligro que puede afectarte en la carretera por una acumulación excesiva de agua.

En los últimos días, gran parte de la Península se ha visto afectada por fuertes aguaceros, especialmente en provincias del centro y sur peninsular, que han provocado cortes de carreteras e inundaciones de locales y calles, principalmente, en puntos de las comunidades de Andalucía, Madrid y Castilla-La Mancha.

Las intensas precipitaciones pueden provocar un aumento rápido y desmesurado del caudal de ríos y arroyos que provoque un desborde de su cauce y la consiguiente inundación de las zonas cercanas.

Si estás en carretera y te encuentras ante una fuerte tormenta es importante que mantengas la calma y extremes la precaución. Y en el caso de que te topes con una imprevista avenida de agua que ha invadido la carretera o la calle, lo mejor es que evites cruzarla.

De lo contrario, según Miguel Tomé, experto en riesgos naturales de la Dirección General de Protección Civil, “el riesgo de ser arrastrados y de morir es muy probable”. No es raro que al comienzo de otoño, se produzcan tormentas intermitentes, de desarrollo muy rápido, que transforman cauces secos y rieras en peligrosos torrentes.

Riesgo bajo las aguas

Uno puede pensar que se puede aventurar a cruzar una zona por donde lo hace habitualmente, pero no sabe que puede haber un riesgo escondido bajo las aguas enturbiadas por el lodo. El nivel que vemos en la orilla puede falsear la situación, ya que en el centro del cauce se ha podido producir el arrastre de los materiales del lecho y ser mucho más profundo.

Con una profundidad de 30-45 centímetros el coche puede empezar a descontrolarse, y si el calado llega a 60 centímetros, el vehículo, sea grande o pequeño, comenzará a ser arrastrado, señalan desde la DGT.

Si en tu caso conduces un todoterreno, tampoco debes confiarte. Estos vehículos son más pesados, disponen de tracción a las cuatro ruedas y, dada la mayor altura de los bajos, aguantan mayor profundidad.

Sin embargo, disponen de ruedas más voluminosas que desalojan más agua y, por tanto, están sometidos a un mayor empuje hacia arriba. ¿Recuerdas el principio de Arquímedes que memorizábamos en el colegio? “Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba, equivalente al peso del fluido desalojado”.

Por eso flotan barcos, que pesan cientos de toneladas; y por eso, mientras una rueda de 20 cm de ancho recibe un empuje de flotación de 362 kg., éste pasará a ser de 551 kg si es 10 cm más ancha.

Lo mejor, salir del coche

Estudios realizados en Estados Unidos aseguran que más de la mitad de las víctimas involucradas en este tipo de tragedias se ahogaron en el interior del vehículo porque decidieron permanecer dentro del habitáculo.

Sin embargo, cuando el coche se ha quedado detenido en medio de un cauce, sin poder avanzar, y comienza a deslizarse y a ser arrastrado, lo mejor es salir como sea, y mejor por el lado no expuesto de la corriente.

Con 60 cm de calado, el agua sobrepasa la altura de la puerta de la mayor parte de los vehículos, y puede ser que no podamos abrirla. Antes de esperar a que entre más agua al interior y se iguale la presión, de manera que pueda abrirse la puerta, tenemos otras opciones, como salir por la ventanilla.

Si nuestro coche posee elevalunas eléctrico, puede que no podamos abrirla, ya que es probable que se haya calado el motor y, tal vez, nos quedemos sin fluido eléctrico.

Así, la única solución es buscar cualquier objeto rígidopara romperla. En el mercado, existen martillos con punta de acero (similares a los que se utilizan en los autobuses) que resultan muy eficaces para romper las ventanillas.

Desde tus Talleres de Confianza insistimos en la importancia de que prepares tu viaje con antelación: consulta las previsiones meteorológicas y revisa tu coche antes de viajar. Confía en los talleres de Asetra, sus profesionales trabajamos día a día para que tu vehículo circule en las mejores condiciones.