¿Puedes montar en tu coche una cámara en el salpicadero?

camaras de salpicadero legales o no OKLa variedad de marcas, modelos y precios es una prueba indiscutible del auge que están experimentando las 'dashcams'. Estas cámaras se instalan en el salpicadero –o en el parabrisas– de los coches para grabar todo lo que sucede delante de nuestro vehículo.

Con wifi o sin él, con más o menos amplitud de ángulo de visión, con mucha o poca memoria, táctiles, con detector de frenada, resolución HD.... el mercado ofrece infinidad de posibilidades, pero, ¿para qué grabar la carretera cuando circulamos? Aunque no se pueden establecer paralelismos, el ejemplo de Rusia puede ayudar a entenderlo.

En aquel país, todos los vehículos deben equipar obligatoriamente 'dashcams'. Así lo decidieron las autoridades, tal y como cuenta la revista ‘Tráfico y Seguridad Vial’ de la DGT, como medida disuasoria para evitar los altos índices de corrupción policial y fraude a las aseguradoras.

Por un lado, era habitual que agentes del orden extorsionasen a conductores amenazándoles con denunciar infracciones de tráfico falsas si no les daban dinero. Por otro, se extendió la simulación de accidentes —en especial de atropellos— con el único fin de cobrar indemnizaciones.

Contra el fraude

La inclusión de cámaras en los vehículos rusos ha rebajado notablemente esas prácticas, ya que los conductores cuentan ahora con una herramienta amparada por Ley cuyas pruebas son difíciles de rebatir. De hecho, haciendo una sencilla búsqueda en Internet podemos ver cientos de grabaciones que desenmascaran acciones fraudulentas, en especial las de personas que esperan al borde de la carretera para lanzarse literalmente al paso de vehículos fingiendo haber sido atropelladas.

En España, estas prácticas 'extremas' no están ni mucho menos extendidas, aunque el fraude a otros niveles existe y sigue siendo un importante caballo de batalla para las aseguradoras. Por otra parte, los jueces bregan a diario con procesos procedentes de siniestros cuyas responsabilidades no están claras o son muy difíciles de determinar.

Es, en ese contexto, donde más sentido tienen las grabaciones privadas de las circunstancias del tráfico, ya que podrían ser de gran utilidad para aseguradoras, particulares en litigio, jueces, etc. La cuestión es si esas imágenes se han captado legalmente o no, lo que determinaría también su validez como posible prueba judicial.

Incluso como equipamiento de serie

A finales de 2016 se puso a la venta la tercera generación del Citroën C3, y con ella, una primicia mundial: ConnectedCAM. Se trata de una cámara HD instalada debajo del retrovisor (se ofrece como opción) que puede grabar imágenes fijas y vídeos de unos 20 segundos de duración. Aunque está pensada más para un uso de ocio, también prevé su utilidad en siniestros. En caso de accidente, la cámara se activa de forma automática y permite recuperar los 30 segundos previos y el minuto posterior.

Una de las últimas cámaras de este tipo que ha llegado al mercado es la Philips GoSure ADR820, desarrollada por Lumileds. Se trata de una cámara para salpicadero modular superior que permite a los usuarios añadir funciones de GPS y cámara trasera Full HD. Conectada mediante Wi-Fi, esta cámara de salpicadero puede controlarse desde un smartphone.

¿Son legales las ‘dashcams’?

Aunque el laberinto legal por el que se mueven las cámaras de salpicadero en España tiene réplica en otros países de nuestro entorno (con mayor o menor flexibilidad), algunas legislaciones se muestran más restrictivas. Por ejemplo, en Austria están prohibidas por ley y su instalación puede acarrear multas muy elevadas.

Por su parte, sin llegar a estar prohibidas, en Suiza se desaconseja su uso, mientras que en Alemania las posibilidades de que una grabación procedente de estos aparatos prospere como prueba en un juicio son remotas. En Luxemburgo, aunque en teoría poseer o incluso colocar una no es ilegal, su uso en la vía pública está totalmente prohibido.

En el caso español, todavía no existe una postura oficial definida, pues aún no hay acuerdo en un tema esencial como la protección de datos. Aunque las agencias de protección de datos coinciden en que una interpretación tradicional de las leyes deja en exclusividad a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado la grabación de imágenes en la vía pública la Agencia Española de Protección de Datos deja un resquicio legal.

Así, acepta que puede prevalecer el interés del que graba para obtener pruebas de infracciones de trafico sobre el derecho a la privacidad de la otra parte. Lo que sí es ilegal, y por tanto denunciable, subir a las redes sociales imágenes de tráfico que contengan datos personales identificables.

Desde la DGT reconocen que el tema está encima de la mesa, aunque, como decíamos, no existe una postura oficial definida. “Estamos estudiando algunas sentencias que pueden ser de interés y también la perspectiva de la protección del derecho a la intimidad, pero carecemos de estudios específicos”, reconoce Javier Villalba, jefe de la Unidad de Ordenación Normativa de la DGT.

Por último, aunque la instalación de las ‘dashcams’ no está prohibida en la normativa de Tráfico, Villalba recuerda que “lo que no está permitido, y por tanto sancionable, es manipular esas cámaras mientras se conduce”.

Como ves, la instalación de estos dispositivos puede ser interesante, si bien dependerá del criterio del juez si se acepta o no como prueba en caso de que utilices las imágenes en un juicio. En cualquier caso, desde tus Talleres de Confianza te pedimos que evites siempre las distracciones mientras conduces: no manipules ni estas cámaras, ni el móvil ni ningún otro dispositivo que lleves en el coche si vas al volante.

De igual forma, te recordamos la importancia de que circules con un vehículo bien mantenido. Confía en los profesionales de los talleres de Asetra siempre que necesites realizar cualquier reparación u operación de mantenimiento en tu coche. Trabajamos desde siempre para ofrecerte el servicio honesto y de calidad que demandas.