¿Conoces las claves que definen al buen conductor?

claves buen conductorConducir es una acción que requiere pericia, prudencia, y respeto a las normas de circulación para garantizar la seguridad de todos los usuarios de la carretera. Por eso, atesorar las características que diferencian a un buen conductor de uno no tan bueno es fundamental para que todos estemos un poco más seguros cuando tanto si vamos al volante, al manillar o, simplemente, como peatones.

De este modo, es importante tener en cuenta algunas claves que nos pueden ayudar a ser mejores conductores. En este sentido, ALD Automotive, compañía de renting y gestión de flotas, ha querido recordar los diez elementos y actitudes capitales que determinan las buenas prácticas al volante.

Así, una de las primeras cosas a las que debemos poner especial atención para ser un buen conductor es la posición al volante: es esencial mantener una postura correcta al conducir, ya que aumenta la seguridad del conductor y de sus acompañantes. La espalda debe estar pegada al respaldo y las piernas un poco flexionadas para llegar correctamente a los pedales. Es importante comprobar que los retrovisores están bien situados, colocar las manos adecuadamente en el volante, abrochar el cinturón de seguridad e iniciar la marcha.

También es fundamental, como decíamos, respetar los límites de velocidad. Dependiendo del tipo de vía, la velocidad máxima podrá variar. Es importante atender a las señales de Tráfico que nos marcan los límites para no cometer excesos de velocidad.

Al hilo con cumplir las normas, es también clave mantener la distancia de seguridad: respetar la distancia con el vehículo que circula delante de nosotros es esencial para evitar colisiones por alcance. Además, permitimos a los coches que circulan detrás adelantar adecuadamente.

Asimismo, esta conducción prudente nos permite anticiparnos a la frenada, otra de las claves que determina una buena conducción. Aunque los coches modernos cuenten con un sistema de frenado ABS que impide que las ruedas delanteras se bloqueen ante una fuerte frenada, anticiparnos a lo que puedan hacer el resto de usuarios de la vía nos evitará más de un disgusto.

Nada de distracciones al volante

Otra cualidad del buen conductor es evitar las distracciones. En 2016, la principal causa de accidente en vías interurbanas fue la distracción (28%), por delante de la velocidad inadecuada (21%), no respetar la prioridad de paso (9%) o el cansancio o sueño (8%). Para evitar perder la concentración en la conducción debemos, entre otras cosas, programar el GPS antes de emprender la marcha, no utilizar dispositivos electrónicos o el móvil, y evitar comer o beber.

En cuanto a la pericia al volante, es importante, por ejemplo, la conducción en curvas. De este modo, saber reaccionar correctamente en una curva es una cualidad propia del buen conductor. Para tomar la curva de manera correcta y con la mayor seguridad es necesario frenar antes de entrar en ella, con el coche todavía en posición recta. Después, el volante debe girarse con ambas manos y realizar la trazada con cuidado y acelerando suavemente.

De igual forma, debemos prestar atención a los cambios de carril, incorporaciones... Para advertir a los demás conductores sobre nuestras maniobras debemos utilizar siempre los intermitentes, de esta forma reducimos significativamente la posibilidad de colisión. Eso sí, recuerda que por mucho que hayas señalizado tu maniobra no significa que tengas prioridad.

También relacionado con tu habilidad al volante está realizar una conducción sostenible. Consumir menos también significa ser un buen conductor. Evitar acelerones, utilizar marchas largas y una adecuada presión de los neumáticos harán que se reduzca el consumo y la emisión de gases a la atmósfera.

Por otra parte, antes de iniciar la marcha, es importante comprobar la carga. Distribuir la carga equitativamente en la zona habilitada para su correcto transporte evitará su contacto con los ocupantes en caso de frenada. Además, el conductor tiene la obligación de transportar únicamente el número de personas que permiten las plazas homologadas, y recordarles la obligación de utilizar el cinturón de seguridad.

Y por último, pero no menos importante un buen conductor debe revisar siempre el coche antes de viajar. Es importante, según recuerda ALD, comprobar el buen estado de determinados componentes, como los neumáticos, los niveles de líquidos, limpiaparabrisas, entre otros.

En tus Talleres de Confianza defendemos la importancia que tiene para tu seguridad el que circules con tu coche en las mejores condiciones posibles. Por eso, revísalo de forma periódica y acude a un taller de confianza siempre que tengas que realizar cualquier operación de mantenimiento o reparación. Los profesionales de los talleres de Asetra trabajamos día a día para que tu y tu coche circuléis seguros.